¿SABÍAS QUE PROMOCIONAR EL LAVADO DE MANOS ES LA ACCIÓN MÁS ECONÓMICA Y EFECTIVA QUE AYUDA A PREVENIR ENFERMEDADES?

¿POR QUÉ LAVARSE LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN?

Lavarse las manos con agua y jabón es la intervención de salud más simple y más económica que salva vidas.

El lavado de manos con agua y jabón interrumpe la cadena de transmisión de:

  • Enfermedad Diarreica – Aguda
  • Neumonía
  • Enfermedades de la piel
  • Enfermedades de los ojos
  • Parasitismo intestinal

¿CUÁNDO DEBEMOS LAVAR LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN?

En la vida diaria existen cuatro momentos claves en los cuales el lavado de manos con agua y jabón es vital.

Primer momento: Después de ir al baño y cambiar el pañal. Esta práctica reduce hasta 1/3 las muertes de niños por diarrea.

Segundo momento: Al manipular, preparar y ofrecer los alimentos. El lavado de manos es crucial en la buena higiene de los alimentos, dado que las manos sucias son portadoras de bacterias y de otros microorganismos que pueden contaminarlos.

Tercer momento: Antes de comer. Es necesario lavar las manos antes de comer, puesto que éstas están en contacto con todo lo que tocamos y pueden tener una concentración de gérmenes muy alta.

Cuarto momento: Después de estar en contacto con elementos contaminados o manipular basuras y/o objetos de desecho.

¿POR QUÉ NO ES SUFICIENTE LAVARSE SOLAMENTE CON AGUA?

Lavarse las manos solamente con agua, la práctica más común, es significativamente menos efectivo que lavarse las manos con jabón. Si bien usar jabón implica más tiempo en el lavado, frotarse disuelve la grasa y elimina la suciedad que contiene la mayoría de gérmenes, además, deja las manos con un olor agradable. El olor y la sensación de limpieza que deja el jabón crean un incentivo para usarlo.

Anualmente mueren en el mundo 10,5 millones de niños y niñas menores de cinco años; y la mayoría de esas defunciones ocurren en los países en desarrollo.

La falta de agua potable, de saneamiento y de una higiene adecuada se relaciona con las principales causas de mortalidad, como las enfermedades diarreicas, la neumonía, los trastornos neonatales y la desnutrición. Al abordar la práctica del lavado de manos con agua y jabón, se genera un eslabón para reducir la presencia de enfermedades infecciosas y parasitarias que causan muertes en la población infantil.

Con el desarrollo de la práctica de lavado de manos, se favorecen los derechos de la infancia a la salud, a la educación y la participación; y por ende se reconocen las contribuciones a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio-ODM-, en particular las relacionadas con el acceso a la educación primaria y la reducción de la mortalidad infantil.