A: ARTRITIS REUMATOIDE

¿QUÉ ES? Es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta las articulaciones, causando inflamación, dolor, deformidad y dificultad para el movimiento.

¿A QUIÉN AFECTA? Puede afectar a cualquier persona y aparecer a cualquier edad, incluso a los niños. No es una enfermedad propia de la edad avanzada y aunque puede aparecer en ancianos, se presenta con mayor frecuencia entre los 30 y los 50 años.

¿QUÉ ES LA CAUSA? La aparición de esta enfermedad se desconoce, pero Los especialistas creen que puede tener un origen genético, ya que el sistema inmune ataca a las articulaciones porque no las reconoce como propias y esto genera la inflamación. También se cree que pueda ser transmitido de forma hereditaria e incluso sugieren que los factores medioambientales intervienen en su aparición.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS? Comienza con Debilidad o Fatiga, Fiebre, Inflamación de las articulaciones, Dolor, Debilidad y limitación de la Movilidad, Rigidez. También pueden aparecer abultamientos duros en las articulaciones o en el interior del organismo. Si la enfermedad es avanzada la persona puede presentar deformidades y afectar

¿CUÁL ES SU TRATAMIENTO? No tiene ningún tratamiento que permita curar esta patología por completo, pero  las terapias farmacológicas son muy eficaces y permiten un buen control de la enfermedad. Se utilizan antiinflamatorios y corticoides para aliviar el dolor.

B: BRONQUITIS

¿QUÉ ES? La bronquitis es una inflamación de las vías aéreas bajas. Sucede cuando los bronquios, situados entre los pulmones, se inflaman a causa de una infección o por otros motivos.

CLASIFICACIÓN: Según su duración y etiología, se distingue entre bronquitis aguda, de corta duración, y bronquitis crónica, de larga duración.

CAUSAS: La bronquitis generalmente sigue a una infección respiratoria .Al principio, afecta la nariz y la garganta y luego se propaga hacia los pulmones. Algunas veces, uno puede contraer otra infección bacteriana (secundaria) en las vías respiratorias. Esto significa que, además de los virus, las bacterias infectan las vías respiratorias. Las personas en riesgo de bronquitis aguda abarcan:

Ancianos, bebés y niños pequeños. Personas con cardiopatía o neumopatía. Fumadores.

SÍNTOMAS Y SIGNOS: Los síntomas incluyen:

  • Tos con mucosidad, a veces sanguinolenta. Puede tener el moco una coloración verde amarillenta, pero esto no implica que la infección sea bacteriana, también aparece igual en infección virósica.
  • Inflamación de los bronquios (ramificaciones de las vías aéreas entre la tráquea y los pulmones)
  • Inflamación (edema) de las paredes bronquiales.
  • Obstrucción de los alveolos.
  • Pitidos o sibilancias.
  • Burbujeo (referido al efecto sonoro que se aprecia cuando se ausculta al paciente con un estetoscopio)
  • Dificultad respiratoria.
  • Ronquera
  • Malestar general

En la bronquitis crónica, también pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Inflamación de tobillos, pies y piernas.
  • Coloración azulada de los labios, provocado por los bajos niveles de oxígeno en sangre.
  • Propensión a sufrir infecciones respiratorias —como resfriados y gripe—.

TRATAMIENTO: Si se considera que la bronquitis es una enfermedad bacteriana, que es muy poco frecuente, se trata con antibióticos. En casos de asma, suelen usarse inhaladores para evitar las asfixias —broncodilatadores— o la inflamación —esteroides—. Para los cortes en la respiración (disnea) debidos al broncoespasmo, suele usarse un inhalador de rescate de salbutamol. Existen otros inhaladores que pueden ser prescritos para un uso diario.

ENFERMEDADES RELACIONADAS: La inflamación de las vías aéreas menores, los bronquiolos, se denominan bronquiolitis, y es una infección viral muy común en niños pequeños. En un 5% de los casos, la bronquiolitis puede estar producida por bacterias.

La bronquitis crónica es una de las manifestaciones clínicas de la EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Otra de las manifestaciones de la EPOC es el enfisema.

 C: COLON IRRITABLE

¿QUÉ ES? Se denomina colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII) al trastorno gastrointestinal caracterizado por presentar un conjunto de molestias abdominales recurrentes y alteraciones del hábito deposicional, que se originan aparentemente en la última porción del tubo digestivo, y para los que no se puede demostrar una causa orgánica.

El colon irritable constituye casi el 30% de los diagnósticos en consultas ambulatorias de gastroenterología en las sociedades occidentales. La prevalencia global de este trastorno se estima entre un 10-15% de la población occidental, que es la más estudiada. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres (2,4% sobre 1,5% en hombres, aproximadamente), y puede diagnosticarse en grupos de todas las edades, especialmente en adultos, aunque su incidencia baja notablemente por encima de los 65 años.

CAUSAS: Factores genéticos: En algunos trabajos de investigación se han encontrado familiares de primer grado de los pacientes con este trastorno, atribuyéndose así una agregación familiar al Síndrome del Intestino Irritable (SII).

Alteraciones de la motilidad gastrointestinal:Se ha observado que las contracciones que presentan el colon y el intestino delgado en individuos con el síndrome de intestino irritable, son cuantitativamente diferentes (muy rápidas o lentas) de las que presentan los individuos sanos. Los pacientes en los que predomina la diarrea como síntoma presentan un tránsito acelerado en el intestino delgado o el colon; en otros pacientes en los que predomina, en cambio, el estreñimiento, se observa un tránsito lento.

Hipersensibilidad visceral: Estas personas presentan una respuesta exagerada a estímulos químicos o físicos a nivel del intestino, si se compara con individuos sanos. Asimismo, existe cierto paralelismo con estímulos no digestivos a otros niveles, por ejemplo, expresarían mayor dolor cutáneo a estímulos no necesariamente dolorosos.

Causas inflamatorias o infecciosas: En algunos pacientes se produce tras un episodio de diarrea infecciosa (gastroenteritis). Algunos microorganismos como la Shigellao el Campylobacter confieren mayor riesgo de SII tras una colitis por alguno de ellos.

SÍNTOMAS: Entre los principales síntomas del colon irritable se encuentran las molestias abdominales y la alteración del ritmo intestinal en forma de diarrea o estreñimiento. El síntoma cardinal de este proceso es que la deposición se acompaña de dolor abdominal. Se puede presentar dolor en el lado izquierdo del abdomen, que se alivia con la deposición o la expulsión de gases. También es común el ardor de estómago, dolor torácico, digestiones lentas y dolor anal. La hinchazón abdominal suele acompañar las molestias previamente descritas en un alto número de pacientes.

RECOMENDACIONES: En general, las recomendaciones higiénico-dietéticas para pacientes con colon irritable se basan en realizar una dieta rica en fibra como las verduras, las frutas con piel y el pan integral, deben evitarse las grasas, y en general, aquellos alimentos que el paciente reconoce como “provocadores” de sus síntomas, que pueden ser especias, tónica, chicles (sorbitol), quesos, repostería, algunos lácteos, café, chocolate, etcétera.

La alimentación debe ser rica en proteínas, como las que aporta la carne y el pescado. Se deberán evitar bebidas carbonatadas y algunas verduras que producen un alto índice de flatulencia como los guisantes, las legumbres y la coliflor. La bebida más aconsejable es el agua, sobre todo cuando estemos ante un SII con estreñimiento, aportando al menos 2 litros diarios. Asimismo, es recomendable la actividad física y los ejercicios de relajación para evitar o, cuando menos, minimizar las situaciones de estrés emocional que puedan desencadenar la recurrencia de los síntomas.

D. DIABETES

¿QUÉ ES? Es una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La Insulina, es una hormona que produce el páncreas y su función es la de introducir glucosa (azúcar) a las células para que pueda aprovecharse en la obtención de energía necesaria para nuestras funciones. Cuando existe diabetes, las células del organismo no absorben bien la glucosa, de forma que ésta permanece circulando en sangre, lo que se conoce como hiperglucemia, y a la larga puede causar diversas complicaciones.

TIPOS DE DIABETES

Diabetes Tipo I La diabetes tipo 1 está causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas. Como resultado, el organismo deja de producir la insulina que necesita. La razón por la que esto sucede no se acaba de entender.

Diabetes Tipo II La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes. En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Diabetes Mellitus Gestacional Es la que aparece por primera vez en la vida de una mujer durante el embarazo. La diabetes gestacional suele desaparecer tras el parto. Sin embargo, las mujeres que han tenido este tipo de Diabetes, corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el paso del tiempo. Los bebés nacidos de madres con DMG también corren un mayor riesgo de obesidad y de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta.

¿A QUIENES AFECTA Y CUÁLES SON SUS CAUSAS? La Diabetes tipo I se puede presentar a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes por predisposión genética. La Diabetes Mellitus tipo II es mucho más común y se presenta generalmente en la edad adulta, pero actualmente se está presentando también en adolescentes y adultos jóvenes debido a las altas tasas de obesidad. La Diabetes Mellitus Gestacional suele presentarse en una etapa avanzada del embarazado y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación. En la Diabetes tipo II los factores de riesgo para padecer esta enfermedad son la obesidad, mala alimentación, falta de actividad física, edad avanzada, antecedentes familiares de diabetes, origen étnico, nutrición inadecuada durante el embarazo, que afecta al niño en desarrollo.

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS? Los síntomas ocurren cuando los niveles sanguíneos de glucosa están elevados y no hay un control de la enfermedad. Pérdida de peso sin razón, Fatiga, Visión borrosa, Boca seca, Incremento de la sed, Incremento en la frecuencia para orinar.  Las personas con diabetes tipo 2 podrían pasar mucho tiempo sin saber de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre.

¿CUÁL ES SU TRATAMIENTO? Es tratada con una Dieta Alimenticia, Ejercicio, Fármacos adecuados, . Una vez que los niveles de glucosa en sangre se normalizan, la persona no debe experimentar estos síntomas. Lograr el control de la diabetes, también previene sus complicaciones. Las personas con Diabetes tipo I, necesitan inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar sus niveles de glucosa en sangre. Las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y saludable mediante una combinación de terapia diaria de insulina, estrecha monitorización, dieta sana y ejercicio físico habitual. Las mujeres con Diabetes Mellitus Gestacional, también deben controlar sus niveles de glucemia a fin de minimizar los riesgos para el bebé. Esto normalmente se puede hacer mediante una dieta sana, aunque también podría ser necesario utilizar insulina o medicación oral.

COMPLICACIONES Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de desarrollar una serie de problemas graves de salud. Unos niveles permanentemente altos de glucemia pueden causar graves enfermedades, que afectarán al corazón y los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Además, las personas con diabetes también corren un mayor riesgo de desarrollar infecciones. Los niveles altos de glucosa a la larga pueden afectar órganos como el riñón, también los ojos (retinopatía) y las terminaciones nerviosas en nuestras extremidades (neuropatía diabética). Desafortunadamente estas complicaciones suelen ser muy serias, y en muchos casos irreversibles, y es por ello, que el control es importante para prevenirlas. Además, la diabetes aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y afecta la salud de los huesos y articulaciones. Por último también está el coma diabético, relacionado con la diabetes tipo 2. Ocurre, cuando los niveles de glucosa son extremadamente altos, los síntomas como su nombre lo indica, es un coma, letargo y convulsiones. El control de la diabetes también previene estas complicaciones, por lo que es importante respetar las pautas del tratamiento, lo principal es cuidar nuestra dieta y practicar ejercicio como parte de nuestra rutina.

G: GRIPA

¿QUÉ ES? La gripe estacional es una infección vírica aguda causada por un virus gripal. Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C. Los virus de la gripe circulan por todo el mundo. Los casos de gripe C son mucho menos frecuentes que los de gripe A o B, y es por ello que en las vacunas contra la gripe estacional sólo se incluyen virus de los tipos A y B.

SIGNOS Y SÍNTOMAS: La gripe estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre alta, tos (generalmente seca), dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica.

El tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad (el llamado periodo de incubación) es de aproximadamente 2 días.

TRANSMISIÓN: La gripe estacional se propaga fácilmente y puede extenderse con rapidez en escuelas, residencias asistidas o lugares de trabajo y ciudades. Las gotículas infectadas que expulsa el paciente al toser pueden ser inspiradas por otras personas que quedan así expuestas al virus.

El virus también puede propagarse a través de las manos infectadas. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

PREVENCIÓN: La forma más eficaz de prevenir la enfermedad y sus consecuencias graves es la vacunación. Hace más de 60 años que se vienen utilizando vacunas seguras y eficaces. En los adultos sanos la vacunación antigripal puede proporcionar una protección razonable. En los ancianos puede ser menos efectiva para prevenir la enfermedad, pero aun así reduce su gravedad y la incidencia de complicaciones y muertes.

 La OMS recomienda la vacunación anual (por orden de prioridad) en:

  • Las mujeres embarazadas en cualquier etapa del embarazo;
  • Los niños de 6 meses a 5 años;
  • Los ancianos (≥65 años);
  • Las personas con enfermedades crónicas;
  • Los trabajadores de la salud.

 H: HEPATITIS

¿QUÉ ES? La hepatitis es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado. Los virus de la hepatitis son la causa más frecuente de las hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunitarias.

¿POR QUÉ SE PRODUCE? La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

¿CUÁLES SON LOS DISTINTOS VIRUS DE LA HEPATITIS? Los científicos han identificado cinco virus de la hepatitis designados por las letras, A, B, C, D y E. Todos causan enfermedades hepáticas, pero se distinguen por varios rasgos importantes.

El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se puede propagar también por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus. Sin embargo, las infecciones por el VHA también pueden ser graves y potencialmente mortales. La mayoría de los habitantes de zonas del mundo en desarrollo con saneamiento deficiente se han infectado con este virus. Se cuenta con vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHA.

El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. También puede transmitirse de la madre infectada a la criatura en el momento del parto o de un miembro de la familia infectado a un bebé. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. El VHB también plantea un riesgo para el personal sanitario cuando este sufre pinchazos accidentales de aguja mientras asiste a personas infectadas por el virus. Existe una vacuna segura y eficaz para prevenir esta infección.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, lo cual puede suceder mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.

Las infecciones por el virus de la hepatitis D (VHD) solo ocurren en las personas infectadas con el VHB; la infección simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.

El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa importante de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHE, pero no tienen una distribución amplia.